Historia

Historia

Hasta principios del siglo, no existió, en la comarca de Las Hurdes, ninguna población con el nombre de Caminomorisco. Lo que sí existía era un concejo con tal nombre, que abarcaba los pueblos de: La Aceña, La Dehesilla, La Huerta, Cambrón, Cambroncino, Arrolobos, Arrofranco, Riomalo de Abajo, Casas de Jelechoso, Arrocartintero, Arrocerezo y Las Calabazas.  El último de estos pueblos es el que hoy se denomina Caminomorisco, y los tres anteriores son ya despoblados, aunque alguno de ellos se cita reiteradamente en documentos del siglo XVI, no debieron ser núcleos estables, o tener poca entidad poblacional, pues muchas veces no aparecen incluidos en las alquerías contribuyentes a dicho concejo de Caminomorisco. 

El antiguo pueblo de Las Calabazas, hoy Caminomorisco, muestra, desparramados por su término, numerosos vestigios de épocas prehistóricas, sobre todo del Calcolítico y del Bronce. En los parajes de: Candelario, La Jareta, Madroñal, Romanzano, Escugoso... se pueden rastrear infinidad de restos líticos: puntas de flechas, hachas, pesas de red, molinetas y molederas, dientes de hoz, raederas... Así mismo, se descubren numerosos fragmentos cerámicos y enterramientos tumulares. También son visibles fondos de antiguas cabañas prehistóricas.  Dentro del término del concejo se han encontrado interesantes ídolos-estelas, como los de Arrocerezo, Vamesto, Cugoso, Los Tesitos, La Coronita... Los romanos dejaron, igualmente, sus huellas en diferentes lugares del concejo, como es el caso de los pagos de: El Alcornocal, La Cebaílla, Valle Clara, Los Tesoros, El Minuero... 

En tiempos plenamente históricos (siglo XIII), el lugar de Las Calabazas pasa, al igual que la llamada "Dehesa de Jurde", a depender del señorío concejil de La Alberca (villa perteneciente hoy en día a la provincia de Salamanca), por una donosa concesión que hizo a esta villa el infante D. Pedro, señor de Granada, hoy Granadilla. La Alberca dictó unas ordenanzas concejiles muy oprobiosas en contra de los hurdanos, por lo que éstos pleitearon y se rebelaron continuamente, pero el yugo concejil albercano continuó hasta el siglo XIX.  A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura, Partido Judicial de Granadilla, entonces conocido como Camino Morisco. En el censo de 1842 contaba con 140 hogares y 767 vecinos.